¿Cómo cultivar y cuidar una Venus Atrapamoscas?

Para cultivar una Venus Atrapamoscas existen diferentes técnicas, sin embargo, existen 3 aspectos básicos que si se siguen de forma adecuada te garantizaran tener una planta saludable y feliz como se muestra en esta imagen.

Venus Atrapamoscas

Estos son las 3 cosas que necesita una Venus Atrapamoscas

Luz

Agua

Suelo

Dale a tu Venus Atrapamoscas tanta luz como puedas. La mejor luz solar directa es de al menos cuatro horas al día, aunque las Venus también pueden florecer bajo una fuerte iluminación artificial. Riégalos con agua “pura” (baja en contenido mineral), ya sea agua destilada, agua de lluvia u otra agua que tenga una baja concentración de sólidos disueltos. Para un crecimiento óptimo, no deje su Atrapamoscas en el agua. Estas plantas prefieren tener su suelo siempre húmedo, nunca seco, y no demasiado húmedo por mucho tiempo. La mayoría de las personas usa turba, musgo sphagnum, arena y perlita en alguna combinación. El musgo de sphagnum de fibra larga también funciona bien en el Venus.

Si es posible, mantenga la humedad ambiente alta, aunque esto no es crítico. La Venus Atrapamoscas puede prosperar en condiciones de poca humedad. Solo asegúrese de mantener su suelo húmedo en todo momento cuando la humedad es baja.

Si estás cultivando tu planta en condiciones menos que ideales, o si solo quieres las trampas más grandes posibles, es mejor no dejarlas florecer. Intenta cortar el tallo de la flor tan pronto como lo notes. La floración roba energía preciosa a la planta que de otra manera podría usar para agrandarse o producir mejores hojas y trampas. Además, a medida que crece tu Atrapamoscas, a menudo formará pequeños retoños con una segunda roseta o múltiples rosetas de hojas. Estos vástagos eventualmente formarán sus propios sistemas de raíz. Cuando vayas a trasplantar tu Dionaea, puedes hacer palanca con cuidado para separar las rosetas y tener Atrapamoscas separadas. Si cortas la flor, la Venus tendrá más probabilidades de dividirse y formar rosetas separadas durante la temporada de crecimiento debido al hecho de que puede destinar más energía en el crecimiento.